Las Janaras, La bruja de Benevento

Desde el mundo rural hasta la ciudad, la historia de la bruja de Benevento es bien conocida por la gente de Campania: una cita para descubrir la leyenda.

Del mundo rural a la ciudad: la historia de las Janare, la bruja de Benevento, es bien conocida por la gente de Campania. En esta nueva cita con Discover Naples, descubriremos la leyenda y los orígenes históricos que se encuentran detrás del símbolo de las historias en la oscuridad…

Una mujer vinculada al culto mágico de la tierra, capaz de reconocer hierbas medicinales y hierbas con un efecto sorprendente y narcoléptico; durante el día, al igual que todas las demás mujeres, por la noche, después de haber rociado con un ungüento mágico, una esencia incorpórea capaz de volar a caballo de una escoba. Solitaria y agresiva, Janara es parte del folklore de Campania. La tradición dice que los más predispuestos a convertirse en Janare fueron las mujeres nacidas en la noche de Navidad…

Antes de comenzar, lea también nuestro último artículo La bella ‘mbriana: un espíritu sociable pero … ¡para conocer la historia de la figura opuesta a la de Janare!

Ungüento ungüento
llévame a la nuez Benevento
sobre el agua y sobre el viento
y sobre todo otro mal tiempo.

La nuez de Benevento y el origen del nombre

Il noce di Benevento- janare
foto Le Streghe Felici

Nuestra historia comienza desde el Nogal de Benevento, un nogal antiguo consagrado al dios Odin (principal divinidad germánica y personificación de lo sagrado) ubicado cerca de Benevento, en un área territorial ocupada, en ese momento, por los lombardos.

Estamos en el siglo VI y es precisamente alrededor del nogal donde una pequeña parte de la comunidad lombarda se reunió para celebrar ritos paganos y religiosos; uno en particular implicaba colgar la piel de cabra del árbol. Este ritual en particular es el punto de partida de las leyendas sobre las brujas de Benevento…

El ritual lombardo parece tener sus raíces en el culto a Isis, que se extendió en el Benevento desde la época romana. En la base de este culto estaba la triple esencia de Isis, identificada con Hécate, diosa del inframundo, y Diana, diosa de la caza. Las características de las brujas rurales del territorio lombardo son ciertamente atribuibles a las dos diosas y, en particular, el nombre de Janara parece derivar de Diana.

Rituales mágicos: los días de reposo

Todos los años, en la noche del 23 al 24 de junio, Janaras de todo el mundo se reúnen para celebrar el sábado. Pero, ¿en qué consiste esta reunión anual de brujería?

Uno de los rituales mágicos más interesantes practicados por los Janare es sin duda el que comenzó a desarrollarse cerca del río Sabato, en honor a Odín, en el que solían participar los guerreros lombardos. Durante las celebraciones, la piel de una cabra se colgó del nogal sagrado y los hombres se ganaron el favor del dios montando frenéticamente alrededor del árbol a caballo, golpeando la piel con sus lanzas, con la intención de arrancar los trozos que luego comieron.

le janare leggenda

Los cristianos de Benevento se apresuró a atribuir estos rituales, celebrados durante el sábado (conferencias de brujas también llamadas juegos de Diana), a figuras siniestras: las mujeres y los guerreros eran en sus ojos las lamias (en la antigua Grecia, las figuras femeninas eran en parte humanas y en parte animales, secuestradores de niños o fantasmas seductores), el chivo cabrío, la encarnación del diablo, los gritos de ritos orgiásticos.

Según la leyenda, después de los sábados, las brujas sembraron el horror en el territorio: de hecho, se creía que eran capaces de causar abortos, deformidades en los recién nacidos, haciéndolos sufrir mucho y que eran la causa de la sensación de opresión que se siente al acostarse.

Se creía, entonces, que estas mujeres malvadas podían adquirir una esencia incorpórea y entrar en las casas de los pueblos que pasaban por debajo de la puerta (ianua en latín). Precisamente por esta razón, era costumbre dejar una escoba y / o sal en la puerta: la bruja habría estado tan ocupada contando los granos de sal o los hilos de la escoba antes de que pudiera entrar; una actividad que le habría costado no poco tiempo, hasta el amanecer, cuando se habría visto obligada a irse.

Expulsar a las brujas

La elección de los dos objetos no fue accidental: la escoba era un elemento fálico, en contraste con la esterilidad traída por la bruja; la sal estaba vinculada al origen (falso) de la palabra Salus, en latín “sentirse bien”. La venta de Janà vié pe’ sal fue la frase mágica para dirigirse, por la noche, a la bruja: al día siguiente, esta aparecería en la residencia pidiendo sal y ¡habría sido fácil desenmascararla!

Le Janare en Nápoles

También visto hoy, muchas personas afirman haber visto a Janara aparecer ante sus ojos en la oscuridad de la noche. En la ciudad napolitana, la figura de esta bruja malvada a menudo aparece cada vez que hay una parálisis del sueño o una pesadilla.

le janare leggenda

Según la leyenda, el espíritu realmente existía en las características de la sacerdotisa Diana, quien murió hace algún tiempo. Una mujer con un personaje en particular que nunca se ha convertido en madre, un evento en el que ella entra a las casas y observa a los niños dormir.

Para los napolitanos, el espíritu de la hechicera está acostumbrado a dejar el desorden en la casa o sentarse en los durmientes. En cualquier caso, incluso si la mayoría de las personas son relegadas a un mundo de fantasía, muchas personas están listas para declarar que han tenido que lidiar con Janara…

Si te gustó esta historia, no te pierdas nuestras actualizaciones:

Aggiungi il nostro RSS alle tue pagine
Iscriviti alla pagina Facebook 
Seguici su Instagram
Iscriviti al nostro canale YouTube
Seguici su Twitter
Iscriviti al gruppo Facebook

One thought on “Las Janaras, La bruja de Benevento

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.

Next Post

CantaNapoli: La Tammurriata Nera

Gio Giu 25 , 2020
La Tammurriata Nera. Nueva cita con CantaNapoli, la columna dedicada a la canción napolitana. Hoy cita dedicada a una de las composiciones napolitanas más famosas del mundo, la “Tammurriata Nera”. Era 1944 cuando Eduardo Nicolardi escribió “E ‘ nat nu criatuur, e nat nir, e a mamm o chiamm Gir […]”, […]
La Tammurriata Nera