30.3 C
Napoli
giovedì, Luglio 7, 2022

Discover Naples, El huevo que sostiene a Nápoles

Como cada lunes, el Corriere di Napoli renueva la cita con Discover Naples: la columna editorial que, à través de viajes en la red alla descubierta de la ciudad de Nápoles, viajando en el pasado y en las leyendas del lugar. El viaje de hoy nos lleva hasta la mar, en el Lungomare Caracciolo, más precisamente al Castel dell’Ovo y del huevo que sostiene a Nápoles.

Antes de empezar, pero, os invitamos a leer los artículos sobre la ciudad de Nápoles como el ultimo sobre Piazza del Gesù , un viaje para descubrir la ilusión óptica más interesante de la ciudad partenopea. 

The egg that holds Naples
Source Campania>Artecard

Un poco de historia

Castrum ovi en latín, el Castel dell’Ovo se encuentra en el islote de Megaride y es el castillo más antiguo de la ciudad de Nápoles. Entre los distritos de San Ferdinando y Chiaia, se alza imponentemente enclavado en las olas del mar napolitano. El islote de Megaride estaba originalmente conectado al continente por un istmo de roca y fue precisamente aquí donde fue fundado en el siglo VIII a. C. por Cumani, Parthènope.

La construcción del Castel dell’Ovo es una historia de destrucción y reconstrucción que comenzó en el lejano siglo I a. C., cuando Lucio Licinio Lucullo construyó su propia villa en la isla: el Castrum Lucullanum. La villa contaba con una gran biblioteca, granjas de morenas, duraznos y cerezos, y desde mediados del siglo V a. C. albergaba a Romolo Augustolo.

Tras la muerte del emperador depuesto, el islote y la fortaleza se convirtieron en un refugio (y asiento) para los monjes basilianos, que vinieron directamente de Panonia: la antigua biblioteca se convirtió en un importante scriptorium. El siglo X es fundamental para la historia del islote: la fortificación fue arrasada por los duques de Nápoles para evitar que los sarracenos la usaran como base para la invasión de la ciudad, y los monjes se retiraron a Pizzofalcone.

La era moderna y la llegada de los Borbones

Solo en 1140 el castillo, el núcleo central, volvió a la vida: con Ruggiero el Normando, de hecho, el Castel dell’Ovo se convirtió en el asiento principal utilizado para uso residencial. Con su llegada, la fortificación del edificio comienza nuevamente y continuará hasta 1222 con Federico II, que lo convierte en el asiento del tesoro real.

En 1370, un evento sísmico condujo al colapso del arco natural que constituía el istmo. Por lo tanto, la Reina Giovanna decide reconstruirla también usando una restauración de todo el complejo normando. La restauración y las fortificaciones continúan con Alfonso V D’Aragona. A partir del reinado de Ferrante I y hasta Luis XII y Gonzalo Fernández de Córdoba, el castillo fue bombardeado y más dañado.

En 1503 con el asedio de Fernando el Católico, una parte fue completamente demolida. Con la llegada de los virreyes españoles y, posteriormente, de los Borbones, el castillo fue fortificado y restaurado.

Durante el período del Risanamento, después de la unificación de Italia, se realizó un proyecto que incluyó la demolición del castillo para dejar espacio a un nuevo distrito, pero nunca se construyó. Hoy está anexada al distrito de Santa Lucía y a su alrededor se encuentra el característico pequeño puerto de Borgo Marinari.

Castel dell'ovo
Foto Festival del Medioevo

La historia del huevo

Todos los hechos y la fortuna de Castel Marino colgaban de ese huevo.

El huevo que sostiene a Nápoles de Castel dell’Ovo es una de las leyendas napolitanas más curiosas e imaginativas. Según las historias, el nombre de la fortaleza vendría directamente de un huevo que Virgilio habría escondido en el sótano del castillo, dentro de una jaula mantenida en secreto. Según otra versión, el huevo se colocó dentro de una jarra de cristal sellada.

Castel dell'ovo
Foto tuttosullegalline.it

Virgilio, que parece tener una conexión muy profunda con la ciudad de Nápoles, profetizó que toda la ciudad colapsaría cuando se rompiera el huevo. Desde ese momento, el destino de la ciudad está vinculado al del huevo. Hablamos sobre el terremoto de 1370 que destruyó el arco sobre el que está construido el castillo.

Precisamente este parece ser el evento que más que nada contribuyó a la difusión de la leyenda. Algunas crónicas de la época informan como la Reina Giovanna había declarado solemnemente que había reemplazado el huevo para evitar nuevos y mayores desastres.

Si esta historia os ha gustado, no perdeis las noticias cada semana de Discover Naples y no solo!

Aggiungi il nostro RSS alle tue pagine
Iscriviti alla pagina Facebook 
Seguici su Instagram
Iscriviti al nostro canale YouTube
Seguici su Twitter

Mattia Esposito
Mattia Esposito
Sognatore e aspirante giornalista: perché non rendere poesia la vita?

Articoli Correlati

LASCIA UN COMMENTO

Inserisci un commento
Inserisci qui il tuo nome

I NOSTRI SOCIAL

2,226FansLike
2,660FollowersFollow
51FollowersFollow
34SubscribersSubscribe

Articoli Recenti